1. About en Español
Send to a Friend via Email

Your suggestion is on its way!

An email with a link to:

http://literatura.about.com/od/Cienanosdesoledad/p/Estructura-Y-Estilo-De-Cien-Anos-De-Soledad.htm

was emailed to:

Thanks for sharing About.com with others!

Estructura y estilo de Cien años de soledad

Por

Análisis de Cien años de soledad:

Cien años de soledad (1967), de Gabriel García Márquez (Premio Nobel de Literatura de 1982), es una de las obras más traducidas y leídas en el mundo y un exponente principal del realismo mágico.

Estructura narrativa:

La novela destaca de otras obras de su época y género por su estructura narrativa. Según el filólogo Roger M. Peel: “En el contexto de tales figuras (Rulfo y Fuentes), García Márquez ha sido llamado un anacronismo. Sus novelas y cuentos son sencillos y directos, en comparación. Las dificultades de Cien años de soledad son provocadas más bien por el vasto reparto de personajes y el gran alcance de sus cien años que por la fragmentación del argumento o a la manera de tratar el tiempo; en rigor, es una de las pocas novelas recientes que se desarrollan cronológicamente, lo cual contrasta directamente, por ejemplo, con Pedro Páramo”.

En esta estructura lineal de veinte capítulos no enumerados, son frecuentes las interrupciones por la analepsis y la prolepsis. De hecho la historia comienza con un salto temporal: "Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo. Macondo era entonces una aldea de veinte casas de barro y cañabrava . . .".

El narrador de la novela es omnisciente y presenta los hechos, sean trágicos o alegres, sin pasar juicios ni distinguir entre hechos reales y fantásticos.

Pero además de este narrador externo, hay otro interno: los pergaminos. "Pero quien verdaderamente escribe la historia es el Narrador Segundo, cuyo relato se ve envuelto en la consideración histórica de tiempo del Narrador Primero", dice la filóloga chilena Ana Pizarro, en "De la ficción a la historia Cien años de soledad". "Se trata de Melquíades, aquel que posee las claves de Nostradamus y que, conociendo la determinación que pesa sobre la estirpe, cifrará su historia. El desciframiento de estos manuscritos por Aureliano Babilonia coincide con la extinción de la estirpe, dibujando un juego temporal que se cierra casi en redondo, y donde el ciclo de la existencia recorre las instancias del nacimiento, desarrollo, auge y destrucción".

La circularidad aparece dentro de la narración lineal en la repetición de nombres, desgracias y vidas destinadas a la tragedia y la soledad. Hasta el personaje de Úrsula —cuya vida extraordinariamente larga se extiende por casi la novela entera— se percata de estos ciclos. "Con la comprobación de que el tiempo no pasaba, como ella lo acababa de admitir, sino que daba vueltas en redondo", dice la novela.

También se cierra un círculo en la historia de Macondo. La familia Buendía fundó el pueblo y a principio era una aldea muy pequeña y remota. Llegó a ser un centro importante de la región con la llegada del tren, empresas extranjeras y tecnología moderna, pero al final quedó abandonado. "Macondo era ya un pavoroso remolino de polvo y escombros centrifugado por la cólera del huracán bíblico . . .", escribe García Márquez.

De hecho, hay un marcado paralelismo entre la historia de Macondo y la de los Buendía: la fundación de la aldea coincide con el nacimiento del primogénito de Úrsula y José Arcadio. Con el crecimiento de los Buendía y las generaciones sucesivas, el pueblo también crece y progresa, pero cuando Macondo decae, la estirpe de los Buendía llega a su trágico fin.

Tiempo y espacio:

La novela tiene lugar en Macondo, aldea fictica basada en Aracataca, un pueblo pequeño en el norte de Colombia, donde García Márquez vivió su infancia. La historia se extiende por unos cien años, como sugiere el título, y se la puede ubicar en la segunda mitad del siglo XIX y la primera mitad del siglo XX por las referencias a acontecimientos históricos en Colombia (guerras civiles y la masacre de trabajadores de la Bananera) y por los inventos que llegan a Macondo, como el gramófono y el cine.

Estilo:

El lenguaje es natural, sobrio y descriptivo. Algunos críticos han dicho que su ritmo se parece al de la tradición oral con bastantes regionalismos americanos y neologismos. El narrador no se sorprende ante hechos fantásticos sino que los describe con una neutralidad completa. También hay alusiones y referencias directas a otras obras latinoamericanas, como Rayuela, de Julio Cortázar, La muerte de Artemio Cruz, de Carlos Fuentes, y El siglo de las luces, de Alejo Carpentier.

García Márquez emplea algunas figuras literarias como el oxímoron, el símil y la sinestesia, pero según Francisco Abad en "La trayectoria de la lengua y el estilo de Gabriel García Márquez", el autor no depende tanto de las figuras retóricas como en obras anteriores: "Resulta ciertamente que con Cien años de soledad, y a partir de ella, la obra de Gabriel García Márquez responde a una más grande capacidad para lo fabulador y lo fantástico, y que ello se traduce en una elocución ya no tan apegada a figuras retóricas del microtexto, sino a las figuras que se despliegan el el decurso amplio por el que fluye tal capacidad de fantasía narrativa".

  1. About.com
  2. About en Español
  3. Literatura
  4. Obras de la A a la Z
  5. Títulos en orden alfabético
  6. Cien años de soledad
  7. Estructura y estilo de Cien años de soledad

©2014 About.com. Todos los derechos reservados.